Proactividad

Sin dudas y con total convencimiento la proactividad es el primer hábito que cualquier persona debe desarrollar.

Por algo el gran Stephen Covey indica en su libro «Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva» como el primer habito de todos. Un libro que se los recomiendo encarecidamente.

Pero ¿Que es la proactividad?

Tendemos a pensar que la proactividad es el simplemente el acto de tomar la iniciativa pero la realidad es que es proactivo es mucho más esto. Podríamos definir la proactividad como tomar la responsabilidad de nuestras vida.

Ser proactivo implica el actuar a pesar de nuestros sentimientos y no dejar que éstos nos dominen. La persona proactiva no le echan la culpa a otras personas, condiciones, circunstancias o costumbres para justificar su comportamiento.

Se me vienen mil ejemplos como: «no es lo mío por que…», «no se me da tal cosa porque…», «nunca fui bueno en tal cosa»,  «Soy torpe para tal cosa» y así.

Este punto es importante, pone a una situación incómoda a la persona, genera cierto rechazo dado que le quita «la culpa» a otros y te hace responsable de todo.

Cuando dejamos que las circunstancias afecten nuestras decisiones, dejamos de ser proactivos y nos convertimos en reactivos. Y acá yace, lo que para mí, el punto más importante, la proactividad es el espacio entre el estímulo y la respuesta. Frente a un estímulo externo esta en nosotros decidir cómo vamos a reaccionar.

La habilidad de que un impulso o emoción no dicte tus acciones, es el valor principal de las personas proactivas. Hay que entender que las personas proactivas son influidas por estímulos externos sin embargo su respuesta  es una decisión basada en valores y no una reacción. La proactividad es la base de todo lo que queremos lograr en nuestras vidas. Tenemos que reconocer y aceptar nuestro poder para tomar el control de nuestras acciones siempre seremos víctimas de nuestras circunstancias.

Circulo de influencia

El círculo de influencia es todo aquello en el cual podemos influir. Fuera de esto está todo aquello que no podemos manejar o controlar, lo que se define como el círculo de preocupación

El círculo de influencia es donde debemos apuntar, esas cosas que podemos hacer algo al respecto. Por ejemplo, el clima, nosotros no podemos controlarlo pero si podemos controlar nuestro ánimo, no podemos dejar que un mal clima nos ponga de mal humor.

Esto me recuerda a la filosofía Estoica, que a groso modo, hace énfasis en no preocuparnos por lo que no podemos controlar y si enfocarnos en lo que si esta nuestro control.  De esto vamos hablar en otros artículos.

Lo interesante de esto, es que una vez que trabajamos y cambiamos nuestro círculo de influencia podemos afectar a otras personas. Por ejemplo: Si somos amables con una persona reactiva, ésta será amable.

Palabras finales

Ser proactivo es una virtud muy valiosa y la debemos desarrollar. Cuando pensamos que el problema es fuera, ése el problema. Entre mas difícil sea la situación es cuando más proactivo tenemos que ser dado que el cambio no va venir desde fuera.

Hay una frase que resume muy bien lo anterior: «Actúe o deje que los otros actúan sobre vos». Ser proactivo es pensar siempre «¿qué puedo hacer yo al respecto?»

Somos responsables de nuestra propia efectividad, de nuestra felicidad, y, en última instancia, diría que de la mayor parte de nuestras circunstancias

Stephen R. Covey

Comparto un par de vídeos relacionados:

Deja un comentario