¿Qué comemos hoy? Parte 2

Siguiendo el hilo del anterior articulo tenemos que entender que comemos lo que nos enseñaron, aprendimos de nuestro padres y ellos de los suyos. El problema es que con estos cambios generacionales apareció la industrialización de la comida. Esto afecto nuestro comportamiento con la comida y en gran parte para mal. Tenemos que romper con estos dogmas.

¿Cómo identificar un alimento ultra procesado?

Un «alimento» ultra procesado es aquel que paso por diferentes procesos donde se le agregaron aditivos, aceites refinados, harinas refinadas, azucares refinados, colorantes y un sin fin de «cosas» para crear un producto el cual sea atractivo. Son productos de muy mala calidad nutricional, de alto contenido calórico, bajo valor nutricional y casi siempre son grasosos, salados y/o azucarados.Estos productos son creados deliberadamente para verse atractivos, que tengan un buen gusto, que sean crujientes y sobre todo que duren mucho tiempo. Como regla general, si tomamos un producto y tiene más de 5 ingredientes, es un alimento ultra procesado. Por más que nos los quieran vender como que contienen vitaminas o sin sal. Por que como vimos antes, uno alimento es toda la matriz del mismo, no vamos al super a pedir 100gr de calcio.Y como ejemplos de cosas que comemos habitualmente tenemos, los fiambres, harinas y azucares blancas, galletitas, gaseosas, cereales del super, etc. Además estos alimentos están relacionados con diversas enfermedades, desde diabetes hasta distintos tipos de cáncer y son responsables de muchas pero muchas muertes.En ocasiones pienso que se debería tratar este tema al igual que el machismo o racismo, son cosas que tenemos tan arraigadas en nuestra sociedad que es muy difícil darnos cuenta.Me cuesta creer que si alguien quiera hacer, por ejemplo, ayuno intermitente tenga que ir a un médico pero si alguien quiere estar todo el día sentado comiendo snacks y tomando gaseosa está bien.

¿Entonces, que comemos?

No recuerdo donde lo leí exactamente pero había un dicho que decía «tenemos que volver a la cocina de la abuela». Y es así realmente.Nuestras abuelas no tenían la heladera o despensas llenas de alimentos ultra procesados, era comida de verdad. Alimentos como zapallo, pollo, ajo, cebolla, etc. Antes mencione que para identificar un alimento ultra procesado basta con mirar sus ingredientes, si tienen más de 5 son ultra procesados. También existen alimentos mínimamente refinados que no son malos, como la pulpa de tomate, el yogurt de calidad o quesos entre otros pero debemos moderar su consumo. La realidad es que siempre vamos a consumir alimentos ultra procesados, ya sea porque nos juntamos con amigos a comer pizzas u otro motivo. El problema es si esto se vuelve una constante. En términos generales si los ultra procesados no superan el 10% del total de alimentos que ingieres estaría bien. La proporción según varios autores seria un 70% comida real (vegetales, frutas y carnes no procesadas), un 20% mínimamente procesados (yogurt, quesos, café de calidad, etc.) y un 10% de alimentos ultra procesados.

Cocinar y planificar.

Una de las cosas que entendí si quería hacer un cambio en la alimentación en mi vida era el aprender a cocinar. Es algo que, junto con otras cosas como las finanzas personales se debería de enseñar en sistema educativo.Cocinar es un arte y genera conciencia de los alimentos que uno cocina. El cocinar me llevo a desafiarme y probar platos nuevos, nutritivos y sanos al mismo tiempo. Es una actividad que la comparo al meditar.Uno no aprende de cocinar y dice «OK, llegue», el aprendizaje en general es algo que nunca se logra llegar, sino que es un proceso de mejora constante. Así que no decaigas si no sabes cocinar, todo se aprende y la cocina es práctica. Como consejo puedes mirar videos o adquirir libros para guiarte y formarte.Otro aspecto que me cambio fue la planificación de las comidas semanales. Esto es básicamente anotar 7 comidas en un papel y con ellas anotar los elementos que necesitamos del super. De esta manera solo vamos a comprar esas cosas y nada más. Aparte de ahorrar dinero en otros productos, comes lo que quieres.Al principio puedes planificar 7 comidas que siempre realizas, luego vamos cambiando una comida por otra más saludable. Por ejemplo, si un día haces milanesas fritas con arroz, puedes suplantar el arroz por alguna ensalada o en lugar de fritar la llevas al horno.

Libros recomendados:
Come comida real: Una guía para transformar tu alimentación y tu saludEl

plan revolucionario

Saber Comer

Deja un comentario